Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Dalgunos trabayos d’Hestoria’ Category

EPN

El Federal, nº 57, Secretaría Federal de Medios de Comunicación del Partido Carlista, Marzo de 2016, Pamplona, p. 4.

El periódico más longevo del Partido Carlista a lo largo del tiempo fue sin duda el diario El Pensamiento Navarro, que durante muchos años funcionó como portavoz de la Junta Regional de Navarra, por lo que constituye una fuente imprescindible para conocer la evolución histórica del carlismo. Inició su impresión el 17 de octubre de 1897, y desde el primer número manifestó su adhesión a la Causa legitimista, definiéndose sus redactores como:

«Defensores del sacrosanto lema de Dios, Fueros, Patria y Rey; no solamente sostendremos con tesón las doctrinas que en esas palabras se encierran, sino que combatiremos a todo aquello que no sea perfectamente ortodoxo en materia religiosa, monárquico-tradicional, en política y foral, en todo régimen de gobierno». (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Una entrevista a Fernán-Coronas publicada en Región, 19-XII-1926. Cortesía del historiador Carlos Gordon.

Artículu fechu de manera conxunta con Inaciu Galán, publicáu en Revista de Filoloxía Asturiana, volume 15, Ediciones Trabe, Uviéu, 2015, pp. 145-171.

06RFA15_InaciuCubero

Read Full Post »

simposi carlisme———————-

Publicado en MONTAÑÀ, Daniel, i RAFART, Josep (coord.), Estat carlista: tradició i furs. II Simposi d’Història del Carlisme, Centre d’Estudis d’Avià, 2014, pp. 207-221.

Resumen:

Aproximación histórica al Movimiento Obrero Tradicionalista (MOT), organización sectorial de la Comunión Tradicionalista que jugó un papel muy activo en el proceso de modernización ideológica del movimiento carlista durante los años 1960. Desde una interpretación cada vez más radicalizada de la Doctrina Social de la Iglesia el MOT desarrolló un discurso socializante y abiertamente anticapitalista, al mismo tiempo que su militancia iba implicándose en las Comisiones Obreras. (más…)

Read Full Post »

Andréu Nin i Pérez, La custión nacional nel Estáu español, Espublizastur, Xixón, 2012, pp. 13-18.

Ye’l presente compendiu la primer edición na nuesa llingua nacional de los escritos d’Andreu Nin sobre la estratexa revolucionaria en rellación a los pueblos oprimíos nacionalmente y la so adecuación a la realidá concreta del Estáu español. Asina l’inda pequenu campu del ensayu políticu n’asturianu vien a arriquecese con unes obres d’especial relevancia hestórica yá que en nengún momentu tien d’escaecese qu’Andreu Nin foi’l primer marxista qu’encetó d’una manera seria la problemática multinacional del Estáu español avanzando acullá d’una mera reproducción de les tesis de los principales ideólogos del movimientu obreru internacional. Evidentemente les sos construcciones teóriques son fíes de la so dómina y en más d’un aspectu yá foron desbordaes col desendolcu del llamáu “Nacionalismu Revolucionariu” nos años 1960 y 1970, pero ye que les obres clásiques enxamás pasen de moda. Les aportaciones d’Andreu Nin pola so fondura y complexidá pero especialmente pola so capacidá de captar y responder a les esixencies polítiques del so tiempu merecen ser lleíes, aldericaes y reellaboraes dende’l nuesu particular “equí y agora”. D’esta manera al marxe de quienes pensaron y piensen la realidá d’Asturies, de Catalunya o del conxuntu del Estáu dende un Marx o un Lenin previamente deformados y simplificaos pola escolástica monolítica de los Comités Centrales Andreu Nin foi ún de los primeros n’intentar pensar a la inversa, esto ye, repensar el materialismu hestóricu dende la realidá inmediata de la propia redolada nacional. D’esta manera escapando del circulo viciosu del mecanicismu Andreu Nin vien a recordanos que la trescendencia universal del proyectu socialista nun puede ser una escusa pa marxinar les reivindicaciones de les naciones ensin Estáu, sinón que contrariamente en cuantes que la llucha de clases se realiza nel marcu específicu de les “formaciones sociales hestóriques” la opresión nacional ta inevitablemente venceyada de manera estructural a la esplotación de clase. (más…)

Read Full Post »

Ponencia publicada en Lliteratura asturiana, identidá y nación. Xunta d’escritores asturianos. Uviéu, 11, 12 y 13 de xineru de 2010, Espublizastur, 2012, pp. 25-37.

«En la ineluctable utilización de vocablos, fieles reflejos de contenidos conceptuales abstractos, ese instrumental de análisis se resiente fácilmente de inadecuación a la realidad histórica, pues en tal empeño se trata siempre de captar problemas históricos concretos»

Pierre Vilar, Historia, nación y nacionalismo.

 

Unos conceptos borrosos

El conxuntu d’apuntes y reflexones que componen esta ponencia nun pretende realizar un estáu fonderu de la custión nin producir un discursu zarráu y acabáu. Esti nun ye más qu’un primer testu que nel futuru quixera desendolcar yá que quien esto escribe ye consciente de la complexidá que s’escuende detrás de les categoríes de llingua, clase social, nación o nacionalismu, categoríes que son oxetu d’alderiques tán escesivamente amplios anguaño que nun podemos disponer de definiciones conceptuales d’aceptación universal. Asina como si nun bastara con que les categoríes mencionaes presenten contornos desdibuxaos, l’especialización en auxe na esfera de la investigación científica nun favorez precisamente muncho la constitución de plataformes teóriques qu’aborden les interacciones ente los diferentes elementos que conformen la realidá social.

Por embargu, les idegues nun surden espontáneamente, les autopistes del conocimientu siempres requieren pa la so construcción d’una fase previa d’esploración na que se va conociendo poco a poco’l tarrén. Esi y non otru ye’l camín mediante’l que s’algama dir desendolcando a esa ciencia social unitaria tovía en construcción que ye la ciencia hestórica. Asina, nesti trabayu vamos facer un esfuerzu por superar ciertos esquemes fragmentarios del saber que conciben les ciencies sociales como departamentos estancos. Si rialidá social nun hai más qu’una la so representación y la so interpretación deberán intentar recoyer esa unidá con tola so complexidá. Un movimientu nacionalista ye un fenómenu de calter ideolóxicu y políticu pero ta condicionáu por una bayura de fechos culturales, sociales y económicos previos. Una llingua ye un conxuntu estructuráu de lectos oxetivos pero la so percepción intersuxetiva como unidá coherente ya independiente ta influyida por razones de tipu social y políticu. Amás una llingua namás esiste na midida en que tien un usu por parte d’una comunidá humana. Una clase social vien principalmente caracterizada pola so posición nel procesu productivu de riqueza pero les clases sociales operen dientro de formaciones sociales hestóriques específiques onde les rellaciones qu’establezan ente elles y la percepción que d’elles mesmes tienen van vese afectaes por factores d’orde cultural y políticu. (más…)

Read Full Post »

Artículo publicado en El Federal, nº 41, Secretaría Federal de Medios de Comunicación del Partido Carlista, Marzo de 2012, Pamplona, pp. 12-13.

Aunque los orleanistas y los legitimistas, aunque cada fracción se esforzase por convencerse a sí misma y por convencer a la otra de que lo que las separaba era la lealtad a sus dos dinastías, los hechos demostraron más tarde que eran más bien sus intereses divididos lo que impedía que las dos dinastías se uniesen (…) Los diplomáticos del Partido del Orden creían poder dirimir la lucha amalgamando ambas dinastías, mediante una llamada fusión de los partidos realistas y de sus casas reinantes (…) ¡Como si la Monarquía legítima pudiera convertirse nunca en la Monarquía del burgués industrial! (…) ¡Como si la industria pudiese avenirse nunca con la propiedad territorial mientras ésta no se decida a hacerse industrial! Aunque Enrique V muriese mañana, el conde de París no se convertiría en rey de los legitimistas a menos que dejase de serlo de los orleanistas (…) Cada una de las dos grandes fracciones se descompuso, a su vez, de nuevo. Era como si volviesen a derretirse todos los viejos matices que antiguamente se habían combatido y acuciado dentro de cada uno de los dos círculos: el legitimista y el orleanista, como ocurre con los infusorios secos al contacto del agua, como si hubiesen resucitado de nuevo para formar grupos propios y antagonismos independientes (…) Los legitimistas de provincias, con su horizonte limitado y su ilimitado entusiasmo, acusaban a sus caudillos parlamentarios Berryer y Falloux de deserción al campo bonapartista y de traición contra Enrique V.

Karl Marx, El dieciocho de Brumario de Luis Bonaparte, 1852.

Como es bien sabido en 1931 se produjo la transformación del Partido Carlista en Comunión Tradicionalista (CT) con la integración de los mellistas, de los integristas y de algunos sectores conservadores. Y con motivo de la previsible extinción de la línea dinástica de Carlos V se estaba fraguando una propuesta de fusión entre los carlistas/tradicionalistas y los alfonsinos con el objetivo de configurar un único partido monárquico español. El proyecto, que guardaba un importante paralelismo con la experiencia portuguesa[1],  tendrá como principal órgano de elaboración doctrinal a la revista Acción Española. Sin embargo este planteamiento de unidad monárquica va ser la causa de la principal línea de fractura dentro de la CT durante los años de la II Republica provocando la reestructuración de fracciones, antagonismos y alianzas internas.

Así con la llegada del conde de Rodezno a la presidencia de la Junta Suprema de la CT en mayo de 1932 va ser fuertemente impulsada una política de entendimientos tácticos con los alfonsinos con la finalidad de ir preparando el escenario oportuno para la unificación monárquica. Y aunque Rodezno y sus colaboradores logren que los dirigentes contrarios a tal operación política vayan siendo progresivamente marginados, en cambio no van a poder impedir que emerjan diferentes focos de disidencia. (más…)

Read Full Post »

Artículu espublizáu en N’ast: cartafueyos d’ensayu, Nº. 6, 2010 , pp. 69-90.

«El marxismu, del que toos ellos falen, pero que mui poco conocen y sobre too pescancien, ye un métodu fundamentalmente dialéuticu. Ello ye, un métodu que sofitase dafechu na realidá, nos fechos. Nun ye, como dellos erróniamente cuiden, un cuerpu de principios de consecuencies ríxides, iguales pa tolos climes hestóricos, y toles latitúes sociales. Marx estraxo’l so métodu de les coraes mesmes de la hestoria. El marxismu, en cada país, en cada pueblu, opera y aiciona sobre l’ambiente, sobre’l mediu, ensin descuidar nenguna de les sos modalidaes».

José Carlos Mariátegui, Mensaxe al segundu congresu obreru de Lima (1927)

1. Entamu.

Yá resulta un tópicu abondo común l’afirmar que los nacionalismos asina como les identidaes de calter nacional xurden nos contestos de crisis y cambiu social que supón l’aprucida d’un nuevu orde capitalista, sirviendo munches vegaes de vehículos a los intereses de grupos sociales específicos que se ven marxinaos dientro de les estructures de poder, intereses que pasen a ser redefiníos en términos nacionales. Por embargu les rellaciones conflictives ente los nacionalismos con Estáu y ensin Estáu escurecieren parte de los mecanismos de costruición nacional. Acullá de la división ente nacionalismos estatales y subestatales, la identidá nacional siempres se pue costruyir de dos maneres, la estatalista y la nacional-popular. La primera funciona d’arriba a abaxo, buscando la adhesión de la población al Estáu, col envís de postular una harmonía nacional dientro d’un proyeutu social consensualista qu’atalanta al Populus comu’l cuerpu homoxéniu de tolos ciudadanos. El segundu mecanismu pela cueta fundaméntase na apelación a unos seutores populares que son consideraos como l’autentica nación frente al establishment y/o los cómplices del imperialismu estranxeru. La idega d’harmonía interclasista franciere equí al defendese la esistencia d’unos intereses irreconciliables mentanto la nación pasa a equivaler a la Plebs. Asina atopámosmos entós con una plebs que reclama ser el únicu y llexitimu populus, ye dicir, una parcialidá que quier furrular comu la totalidá de la comunidá nacional. Esti mecanismu supón una democratización de lo político tanto nel planu práuticu comu nel teóricu, porque supón tanto la movilización activa de les clases populares comu la quiebra de la llexitimidá del Estáu comu únicu intérprete válidu de los intereses nacionales.

L’ APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana) costitúi un fenómenu hestóricu de gran interés pol mor tanto del orixinal pensamientu de les sos dos principales promotores, Víctor Raúl Haya de la Torre (1895-1979) y José Carlos Mariátegui (1894-1030), comu pol fechu de ser de magar 1930 el primer gran partíu de mases de la hestoria iberoamericana, ufriendo un proyeutu de redefinición nacional del Perú que arreblagara la situación de dependencia neo-colonial que supunxo l’Estáu lliberal burgués entamáu tres la Independencia formal.

Nesti presente trabayu ficíérense tres llabores fundamentales cola finalidá de que puean ser motivu de reflexón ente toos aquellos qu’equí y agora proponemos articular la protesta social n’Asturies en base a una converxencia d’intereses y aspiraciones coleutives comu pueblu trabayador asturianu[1]: (más…)

Read Full Post »

Older Posts »